LOREM IPSUM


La Basura de Relleno de la Vida

Archivos:

<Abril 2021
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30    
             

Mi Bitácora Principal:
VELOCIDAD DE ESCAPE

Blogalia

LAS BICICLETAS SON PARA EL VERANO

Recuerdos de mi niñez tengo pocos.
No es especialmente prolífica mi memoria en ningún aspecto. Y donde más claro se manifiesta este déficit es en mi infancia.

Sin embargo hay un recuerdo que de vez en cuando todavía me asalta y hoy he recordado de nuevo.

Prácticamente hasta mi adolescencia veraneaba en el pueblo de mi madre. Una bonita localidad de Soria ya rayando en la divisoria con Burgos y que es famosa por sus pinares y sus fuentes medicinales.
Hasta allí acudian a veranear gentes de todas partes de españa y también de francia. Tanta era la fama de aquel pueblo.

Un año, trabé amistad con un chico Vasco de los de familia vasca, apellido vasco y Rh adecuado a su condición de vasco.
Fuimos inseparables durante bastantes años hasta el último.
Por azares del destino se rompió una pierna montando a caballo y pasé el verano con él llevandole en silla de ruedas a todas partes.

Nadie podía comprender esa amistad. Todo el tiempo que pasabamos juntos era poco. Tal era el nivel de compenetración que teníamos. Gustos similares, lecturas similares.

¿no te aburres todo el verano llevándole en la silla ?
¿no te apetecería más ir por ahí con otros chicos o a la piscina?
Preguntaban.

Al año siguiente, ya restablecido, vino con un amigo de Bilbao. Vasco de familia vasca, de apellido vasco y Rh adecuado a dicha condición. Él ya no era el mismo. Le preocupaba la pureza de sangre. Aprender euskera. Comenzaba a calar en su interior el victimismo nacionalista.

A mediados del verano quería deshacerse de la bicicleta porque se hartó de ella, y con lo que le dieran de la venta su padre había prometido comprarle otra nueva. Yo ni siquiera tenía bicicleta y le ofrecí comprársela.
Se negó porque no le parecía sufiente el dinero que le ofrecí.
Eso no me molestó pues entendí que evidentemente buscaba el mejor postor. Nunca consideré que me debiera nada por ser su acompañante el año que estuvo en silla de ruedas.

Un día que llegaba tarde a comer con mis padres a una de las muchas fuentes medicinales que hay en aquel lugar, normalmente a escasos kilómetros en los caminos alejados del pueblo, le pedí prestada la bicicleta con la intención de no retrasarme y con la promesa de devolvérsela a la tarde.

Se presentó con su amigo a recogerla antes de que estuvieramos con el café.
Tengo grabada a fuego su imagen caminando bajo el sol abrasador de agosto y sus últimas palabras: ¿donde está la bicicleta?

Ese fué el comienzo de mi decadencia. Ahí comprendí que en mi caso las personas eran animales dañinos y que la única forma de evitar el daño era evitar su fuente. Desde entonces soy un misántropo.
No sólo por eso. Más hechos posteriores vinieron a confirmarme esa impresión.

Ignoro lo que fué de él.

Nunca más lo volví a ver.

2004-02-03 01:00 | Categoría: | 2 Comentarios | Enlace

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://loremipsum.blogalia.com//trackbacks/15325

Comentarios

1
De: d33p Fecha: 2004-02-03 21:33

tambien confieso ser algo misántropo, pero a veces uno se lleva gratas sorpresas al conocer a alguien que no sigue las mismas normas que el resto de la raza humana (o inhumana). una verdadera lastima tu historia, por lo menos, tuviste una grata amistad durante una epoca.



2
De: Sol y Tario Fecha: 2004-02-04 01:39

A pesar de todo, el Mundo sigue girando gracias a que hay más personas buenas o buenas personas que de_los_otros.

Los segundos hacen ruido y poco más, los primeros se aplican en silencio a seguir generando la energía que alimenta la Vida.



© 2002 - 2003 -2004 -2005 JOMAWEB
Powered by Blogalia